vie. Jul 19th, 2019

GREEN TEA AND SUSHI BAR

Cocina japonesa de alto nivel en la Plaza de las Cortes en Madrid 

   La situación de esta pequeña joya, un escondido sushi bar en pleno centro de Madrid en la Plaza de las Cortes, dentro del vestíbulo del Hotel Westin Palace enfrente de Las Cortes, ofrece la oportunidad de degustar de una excelente cocina japonesa en un entorno discreto y con encanto en pleno centro de la capital. El antiguo local era una tienda de relojes de lujo y han cambiado la decoración disponiendo jarrones, telas, algunas antigüedades, tallas en madera y cuadros de motivos japoneses y orientales en general para decorar el local, que logra así crear un ambiente recoleto y oriental. Comparte espacio en el mismo hotel con el Asia Gallery, más grande y dedicado a la cocina asiática en general. 

   Como buen sushi bar, destaca por una carta breve que le permite centrarse en la calidad de unos pocos productos de excelente calidad bien elaborados. El pescado es el rey de la carta en la que nosotros destacaríamos sus excelentes sashimi’s, entre los mejores de la capital, especialmente los de salmón y toro, servidos en raciones de sólo tres piezas pero de un grosor que le permite ofrecer una auténtica degustación del verdadero y profundo sabor a mar y al pescado elegido. Una opción obligada para todo aquel que quiera conocer el nivel de calidad del producto que ofrece el restaurante. Por el mismo motivo son destacables los tatakis, nigiris, makis, uromakis y tartares. Igualmente reseñables son sus sushis elaborados en bloques de 6 ú 8 piezas y de un tamaño más que aceptable entre los que nos gustaría destacar el de cangrejo de concha blanda y el de atún ligeramente picante. Entre los pescados tiene gran aceptación con motivo, el bacalao negro marinado en miso. Aparte de las típicas gyozas también hay un pequeño hueco para las carnes como el solomillo con pimienta de Szechuan, el pollo al curry verde o el Spicy Korean beef que cumplen sobradamente para el paladar más exigente, pero que no hacen olvidar a las grandes estrellas que indudablemente son los pescados,sashimi’s y sushis mencionados. 

   Dispone además de una igualmente breve carta de vinos con un par de opciones de vinos por copas. Los postres, aunque como suele ocurrir en los japoneses no es el punto más destacable, aquí nos salvan un par de opciones de chocolate, un tiramisú y una tarta de queso más que aceptables. El servicio es atento y el único inconveniente es que como decíamos al principio el local es pequeño y se llena con facilidad en las horas punta, por lo que conviene reservar. Aunque el precio es un poco elevado, existen opciones que permiten disfrutarlo con importantes descuentos. 

  En definitiva, nos encontramos ante una propuesta de cocina japonesa en un lugar coqueto y con encanto y con unos sashimi’s para el recuerdo. (8/10)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *