vie. Jul 19th, 2019

 

CASA DE ARAGÓN EN Madrid

   La celebración de una cata de vinos de Calatayud en La Casa de Aragón en Madrid, despertó nuestro interés toda vez que La Guía Peñin de 2019 sitúa a la D.O. Calatayud como una de las primeras de España, la octava exactamente con 89,24 puntos, muy cerca de la puntuación obtenida por Ribera del Duero y Priorato con 90,49. Hace ya algunos años que viene llamando la atención uniendo a la excelencia unos precios más que razonables, lo que la hacen todavía más apreciada por el aficionado. Siendo además la primera de las aragonesas, lo que teniendo en cuenta la implantación desde hace largo tiempo de otras D.O. como Somontano en el 84 o Campo de Borja desde el 77, no deja tener mérito. Además el reconocimiento exterior es cada vez mayor como en el Concurso de Garnachas del Mundo de este año 2018, donde con 16 Bodegas obtuvo 22 medallas frente a zonas como Rioja donde con más de 100 bodegas apenas obtuvieron 8 medallas. Todo ello ha conseguido despertar el interés de los aficionados sobre ésta zona vinícola. El equipo técnico de la Guía Peñín se trasladó a Calatayud, donde se realizó cata en la sede del Consejo el 10 de mayo de 2018, y se cataron once blancos, tres rosados y 59 tintos (la mayoría  de tintos de 2015 y 2016).

   Lo primero que hay que indicar es que la uva más característica de la zona es la garnacha tinta que se viene cultivando desde hace 2.000 años, pues se han encontrado en las excavaciones arqueológicas del pueblo celtíbero de Segeda un lagar correspondiente al S. II a C. Y en el S. I, el escritor Marco Valerio Marcial dejó constancia escrita de la calidad de los vinos de Calatayud. Lo segundo es que normalmente son viñas viejas de entre 50 y 100 años, y es por todo ello una aportación aragonesa a la enología mundial, no en vano venden el 80% de su producción al extranjero. Se caracteriza por una maduración lenta, lo que hace que sea la última en ser vendimiada entre todas las DO. Son viñedos de gran altitud y terrenos áridos. Necesita de temperaturas extremas en torno a los 40º en verano y ligeramente superiores a los 0º en invierno produciendo granos pequeños y por tanto más adecuados para la producción de vino más que para el consumo directo. Las características del terreno y su antigüedad les hacen también resistentes a las plagas si bien por contra el rendimiento por Ha. no es muy elevado con pendientes pronunciadas y de difícil mecanización, lo que favorece la aireación y compensa con la más alta cotización de sus vinos cada vez más reconocidos a nivel internacional como decíamos y gracias a ello se incorporan nuevas bodegas o se amplían las ya existentes. Por eso el lema de la D.O. es Viñedo Extremo, Vinos de Altura.

   Otra característica reseñable es la diferente expresión que ofrecen sus vinos dependiendo de la zona de producción, siendo sensiblemente diferentes las garnachas aragonesas de las castellanas o de otras zonas, en función de las características del terreno y del clima, o los coupages posibles, lo que permite disfrutar de una variedad de matices digna de ser tenida en cuenta. Aunque lo habitual suele ser 100% garnacha vieja, se combina bien con otras variedades como Syrah, Mazuela o Merlot, precisamente uno de los vinos ofrecía un 30% de Tempranillo, con resultados muy interesantes. 

   La cata que pudimos degustar el 20 de diciembre, se componía de cinco vinos elegidos por la D.O. atendiendo a su reconocimiento en el mercado y acompañando cada vino de un pincho como maridaje ofrecido por el restaurante Uval recientemente instalado en el local de la Casa de Aragón con gran aceptación de público del que hablaremos en otro momento. Tres de las cinco bodegas son cooperativas.

CRUZ DE PIEDRA. SELECCIÓN ESPECIAL 

   Resultó un vino muy aromático, de garnacha típica, joven y fresco procedente de suelos arcillosos que retienen el agua y le aportan un sabor característico y personalidad propia. 

LANGA CLASSIC

   Este por el contrario procede de suelo de pizarra y por tanto no retienen agua. Tiene más cuerpo y es un crianza con 12 meses de barrica y por tanto está más redondeado. 

LAS PIZARRAS DEL JALÓN 

   Garnacha vieja de más de 60 años con una crianza de un mes en barricas de roble nuevo. Alcanza los 14º y es del 2016.

BALTASAR GRACIÁN EL HÉROE VIÑAS VIEJAS 2016

   Éste resultó uno de los que más gustó. También de 2016 con viñas viejas y 10 meses de barrica. 

ARMANTES VENDIMIA SELECCIONADA 

   El último era de 2015 y cómo decíamos al principio ofrece un 87% de garnacha con un 13% de Tempranillo, lo que le da un característico sabor a fruta negra, moras, con crianza en barrica y aromas de vainilla y nuez.

  Si tenemos en cuenta el patrimonio artístico que ofrece la zona como las joyas Mudéjar o del barroco, algunas pinturas de Goya y entornos naturales como los del Monasterio Piedra hacen que una visita a las bodegas de la zona sea una opción más que recomendable. En definitiva, nos encontramos ante una de las D.O. más interesantes pues aúnan a su calidad reconocida unos precios más que ajustados lo que los clientes agradecemos cada vez más. (9/10)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *