vie. Jul 19th, 2019

Sergio Cabrera

La televisión cada vez se parece más al cine, dice el director Sergio Cabrera

Ana Mengotti. Miami, 6 abr (EFE).- El cineasta colombiano Sergio Cabrera, presidente del jurado del III festival Indie Pasion de Miami, afirma que “la televisión se parece cada vez más al cine” y que las plataformas de “streaming” ayudan a reducir la desigualdad de condiciones con que compite el cine iberoamericano.

Hubo un tiempo en que cine y televisión eran “muy diferentes”, pero hoy están mucho más cerca. “El cine se ha ido volviendo más pequeño y la televisión más grande”, señala el director de “La estrategia del caracol” (1992) en una entrevista con Efe en Miami.

La película más reciente de Cabrera es “Todos se van”, del año 2015, que se muestra en este festival, y desde entonces ha trabajado en televisión abierta convencional entre Colombia y España.

“Es muy atractivo” trabajar para la televisión, señala en un descanso de su tarea como presidente del jurado del Festival Indie Pasion, que está dedicado al cine iberoamericano y en esta tercera edición presenta veinte filmes de ficción y documentales, más una selección de cortometrajes.

De acuerdo con el director nacido en Medellín hace 68 años, es un “privilegio” para el público de Miami el contar con una vitrina del cine de América Latina, España y Portugal como este certamen de carácter competitivo que dirige el también colombiano Fernando Arciniega.

La falta de pantalla es uno de los principales problemas del cine iberoamericano. “Es muy triste, pero es una realidad”, señala.

Esa “muy limitada” capacidad de exhibición se debe entre otros motivos -dice- a que las empresas distribuidoras de nuestro cine son “muy pequeñas” en comparación con las del cine de Hollywood.

Sin embargo, “no debemos perder las esperanzas”, porque existe “un cine en español importante” y con eventos como este festival que arrancó el jueves en Miami se puede fortalecer y llegar a ser “una opción” para un público fuera de la región.

Cabrera lamenta la cancelación de los Premios Fénix en México, debido a la retirada de las ayudas que recibía del estado.

A su juicio, es “muy triste” que una “plataforma de lanzamiento de películas y de exhibición de la producción a lo largo de un año” que era “muy importante” vaya a desaparecer.

El cineasta, que está en la fase de concreción de un proyecto para hacer una serie dramatizada acerca de la primera circunnavegación de la Tierra por Magallanes y Elcano, resaltó que los Premios Fénix se otorgaban con un mecanismo muy parecido al de los Oscar de Hollywood, pues eran los propios directores y otros profesionales del cine los que elegían a candidatos y ganadores.

Para Cabrera, es una “contradicción” que un Gobierno, el del izquierdista Andrés Manuel López Obrador, diga que quiere impulsar la cultura mexicana y latinoamericana y no sea “consciente” de la “importancia” de los Premios Fénix.

Opinó que aunque las políticas para librar al Estado de costear actividades privadas pueden ser “muy sanas”, es “torpe” no hacer excepciones, porque el “hacer cine es muy costoso” y muchas películas “no tienen forma de financiarse”.

Salvo en Argentina, Brasil, México y Colombia, que tienen una industria cinematográfica relativamente “floreciente” y el público puede y quiere ver las producciones locales, el cine del resto de países de América Latina casi no tiene oportunidades de verse.

“Quisiéramos más”, pero se ha avanzado mucho, dice sobre la taquilla de las películas nacionales en Colombia.

Cabrera defiende que “hace falta mucho más apoyo estatal” para el cine en la región y que no es “sano” depender solo de corporaciones y empresas privadas. A su juicio es una “carga” que le corresponde al Estado por su naturaleza y “personalidad”.

En el Festival Indie Pasion se muestran algunos filmes de muy bajo presupuesto como “Julia y el zorro” (Argentina), de Inés María Barrionuevo, que no pasa de 10.000 dólares, según fuentes del certamen.

Cabrera dice que proyectos de tan bajo costo se pueden hacer de manera “artesanal” y “corporativista”, pero los mecanismos de la industria son otros.

“La gente del cine no puede trabajar gratis en todas las películas. Hay que pensar en el cine como en una industria que reciba apoyo y subsidios”, manifestó.

Aunque prefiere ver sus películas y las de otros en “pantalla grande” y en una sala a oscuras, porque es “mucho más interesante” Cabrera dice que no es un “ortodoxo” y que está de acuerdo con que las plataformas como Netflix, Hulu o Amazon sean un medio para hacer y ver cine.

“Es una batalla perdida, como pretender tapar el sol con las manos”, asevera respecto a quienes defienden que los filmes encargados por Netflix no puedan competir en festivales.

Esas plataformas hacen que muchas más personas vean las películas y desde ese punto de vista ayudan a reducir la brecha de cuota de pantalla entre el cine de Hollywood y el de otras zonas, como la iberoamericana.

Aunque aun no ha caído “en las garras” de Netflix, Cabrera cree que tarde o temprano lo hará y que “dentro de 10 años las plataformas van a ser el principal vehículo para la exhibición de cine”.

“Ciudadano Escobar”, “Perder es cuestión de método” y “Águilas no cazan moscas” son algunas de las películas de Cabrera, quien en televisión ha hecho recientemente series como “La Pola”, “Dr. Mata” y “Garzón vive”, para RCN de Colombia, y “Fugitiva”, para Televisión Española. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *