vie. Jul 19th, 2019

Bienal de La Habana

La embajada de España en Cuba, “intervenida” por la Bienal de La Habana

La Habana, 11 abr (EFE).- España será el país más representado en la XIII Bienal de Arte de La Habana, un evento que ha llegado incluso a la propia embajada, “intervenida” estos días por una instalación que la ha convertido en un edificio en construcción con andamios, pintadas y hasta botas de albañil.

“País en construcción” es el título de la instalación, a cargo del colectivo cubano-español encabezado por Idania del Río y Leire Fernández, que ha tomado los espacios interiores y exteriores de la embajada, un palacete situado en La Habana Vieja, aunque no sin prometer que las paredes recobrarán su blancura original tras la Bienal.

Del Río, junto a Celia Ledón y Gabriel Lara, ha convertido espacios habitualmente diáfanos en zona de obras, y sobre las superficies en blanco se ve ahora un enorme mural salpicado por pintadas alusivas a la construcción que sube en espiral por toda la escalinata de la embajada hasta la terraza de impresionantes vistas al malecón y la fortaleza del Morro.

“Esa espiral se va cargando de elementos a medida que va subiendo”, explicó a Efe Del Río.

En la terraza, los artistas han montado “una mezcla entre chill out, anfiteatro y zona constructiva” donde los andamios hacen las veces de sofás, los bloques de cemento son sillas y los precintos amarillos de “precaución” aportan un toque de color, en “esa dualidad del uso que tienen las cosas un poco improvisadas pero que al final funcionan”, comentó la diseñadora.

Un vestido “esculpido” con guantes de seguridad, botas de obrero que penden en el aire desde la escalinata y muebles envueltos en plásticos de embalaje completan esta iniciativa que el público también podrá visitar durante varias jornadas.

Pero la inusual intervención es solo una de las numerosas aportaciones españolas a la XIII Bienal habanera (12 de abril al 12 de mayo), en la que participan 15 artistas de ese país tanto con proyectos individuales como colectivos y a la que Acción Cultural Española (ACE) ha destinado un presupuesto seis veces mayor que en la edición anterior (2015).

“Es uno de los más importantes acontecimientos culturales de América Latina”, sostuvo este jueves en una rueda de prensa el embajador español en Cuba, Juan Fernández Trigo, quien recordó que además coincide con los 500 años de La Habana.

Dentro de la sección oficial y con proyectos individuales estarán Asunción Molinos, con “De campesino a campesino”; Esther Aldaz, con “De qué hablamos cuando hablamos de futuro”; Luis Gárciga y el colectivo C.A.S.I.T.A, con “Jababacoa”; y Max de Esteban con “20 Red Lights”.

En el proyecto al aire libre “Detrás del muro”, uno de los platos fuertes de la Bienal al extenderse por el célebre malecón de la ciudad, habrá obras de otros once artistas españoles: David Magán, Suso 33, Martín y Sicilia, Okuda San Miguel, Bernardí Roig, Susy Gómez, David Rodríguez, José Manuel Ciria, Alfredo Bikondoa, Carlos Albert y Xavier Mascaró.

Se trata de artistas representativos “de lo que está pasando ahora en España”, y a ellos se sumarán, con otras muestras colaterales en los barrios de Centro Habana y el Vedado, los creadores Lucia Zalbidea, Elena Alonso y Francesc Abad.

La embajada acogerá asimismo las “Tardes de Bienal”, en las que se sucederán debates sobre el arte español, talleres sobre arte y ecología y una pieza de microteatro inspirada en “La zapatera prodigiosa” de Federico García Lorca que coincidirá con la celebración del Día del Libro y la Semana de la Lengua Española.

La XIII Bienal, que abre sus puertas mañana viernes y llevará el arte durante un mes a cada rincón de la capital, debía celebrarse en 2018, pero fue pospuesta a este año debido a los graves daños causados en Cuba por el huracán Irma a finales del 2017. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *